Después de trabajar 11 años para Subway y abandonar una carrera universitaria, Carlos comenzo a dedicarse al mundo gastronómico como una puerta de acceso a nuevos modelos de gestión, de alcance social y de exploración agrícola. Hace 4 años fundò Franca, una empresa con un fin bastante inusual: construir una cultura de paz sustentable para generaciones futuras. Franca es una pequeña cadena de pastelerías en la que se teje una red socioeconómica con un diseño próspero en el cual participan todos los constituyentes de nuestras relaciones alimentarias, desde el campo hasta la mesa